Cargando...

Noticias sobre nutrición y dietética

Intolerancia a la fructosa

Intolerancia a la fructosa

La fructosa es un azúcar o hidrato de carbono que se haya principalmente en las frutas, aunque también está presente en las verduras y en la miel, así como en otros alimentos.

La fructosa es un azúcar o hidrato de carbono que se haya principalmente en las frutas, aunque también está presente en las verduras y en la miel, así como en otros alimentos.

Se trata de un monosacárido a nivel molecular, aunque en la dieta se encuentra principalmente en forma de disacárido por la unión de una glucosa y una fructosa.

 

¿Qué es la intolerancia a la fructosa?

Dicha intolerancia es conocida también como malabsorción a la fructosa y se produce principalmente cuando hay un error en la enzima encargada de degradarla, haciendo más difícil a las células intestinales su absorción.

Al llegar la fructosa no digerida al intestino, ésta reacciona con las bacterias intestinales produciéndose una fermentación y esto es lo que da lugar a gases y molestias gastrointestinales, como dolor abdominal, diarreas y náuseas. Aún así la mayoría de las personas pueden tomar pequeñas cantidades de fruta sin padecer síntomas.

 

Dieta para la malabsorción de fructosa

El principal objetivo cuando se padece esta intolerancia es actuar contra los síntomas, reduciendo su ingesta hasta la desaparición de los mismos.

Los alimentos peor asimilados son aquellos que contienen una cantidad mayor de fructosa que de glucosa, así como los alimentos ricos en fructosa y sorbitol.

 

Pruebas diagnósticas

La prueba estándar que se realiza para detectar la malabsorción de fructosa se llama prueba de hidrógeno en el aliento. Es una prueba simple que no requiere extracción de sangre. Algunos pacientes elijen la opción de eliminar la fructosa de la dieta sin hacerse la prueba de hidrógeno en el aliento. La opción de iniciar una dieta es mejor cuando se hace con un dietista familiarizado con la malabsorción de fructosa.

 

¿Cómo se trata?

El tratamiento paraa manejar la malabsorción de fructosa es seguir una dieta baja en fructosa, es decir una dieta que limita los alimentos que contienen altas cantidades de fructosa o con una cantidad significativa de fructanos. Los fructanos son una forma de furctosa que se encuentra en el tigo y vegetales.