Cargando...

Noticias sobre nutrición y dietética

Lácteos e intolerancia a la lactosa

Lácteos e intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa es la incapacidad de digerir el azúcar de la leche, la lactosa.

 

Su mala absorción se debe a la falta de lactasa, la enzima que se localiza en el intestino delgado que nos yuda a digerir la lactosa.

 

Existen tres tipos de intolerancia a la lactosa:

- Déficit congénito de lactasa: Un alteración genética cuyo diagnóstico tiene lugar en la infancia. Se dan en muy pocos casos.

- Intolerancia a la lactosa primaria (persistente): normalmente se ha visto en culturas donde el niño no toma nada de lácteos como en culturas africanas.

- Intolerancia a la lactosa secundaria o adquirida (reversible): Una deficiencia transitoria de lactasa debida a enfermedades que afectan a la producción de la enzima lactasa en el tracto disgestivo. Son pro ejemplo:

 

1. Enfermedades crónicas del intestino delgado como la celiaquía, enfermedades inflamatorias, fibrosis quística, enteropatía diabética, etc

2. Consumo de fármacos que alteren la mucosa intestinal como los antibióticos, o los AINES.

3. Enfermedad gastrointstinal como la gastronteritis aguda o la desnutrición que daña las microvellosidades intestinales.

 

Síntomas después d ela ingesta de lactosa:

- dolor abdominal

- hinchazón abdominal

- flatulencia

- diarrea

- heces ácidas

- estreñimiento

- presencia de grasa en las heces

- náuseas

- vómitos

 

Cómo tratar la intolerancia a la lactosa:

 

Los pacientes con intolerancia a la lactosa deben realizar una dieta pobre en lactosa, fundamentalmente reduciendo la leche y productos lácteos de la dieta. La mayoría de los pacientes no necesitan realizar una dieta completamente libre de lacteos. Sin embargo esto es muy variable de una persona a otra y no puede saberse de antemano la cantidad de lactosa que una determinada persona puede tolerar sin que le produzca molestias.

 

Productos bajos en lactosa:

- mantequilla o ghee (mantequilla clarificada), máximo una cucharadita al día

- queso curados, manchego, emmental, gouda, feta, parmesano 8los curados tienen menos lactosas que los otros frescos)

- yogur (el de carbra tendrá menos lactosa)

- kéfir (el de cabra tendrá menos lactosa).